Ocultismo

El misterio de los zombis haitianos

El misterio de los zombis haitianos

Más muertos que vivos. El propósito volver a la vida, convertir los cadáveres en zombis por arte de magia, o mejor dicho, por arte de la magia negra. Estos zombis semi muertos actúan como esclavos presos del brujo o bokor que los gobierna. Dichas prácticas se realizan en la cuna occidental del vudú, Haití.

Que es un zombi en Haiti?

El zombi es un esclavo de un tipo de brujo diabólico, llamado bokor. El brujo es quien toma el cuerpo de la tumba a las pocas horas de ser enterrado y le confiere una “nueva vida” mediante ciertos conjuros mágicos y secretos.

El zombi no recuerda nada de su vida anterior y es un ser incapaz de conocer o replantearse su condición. Los haitianos suelen reconocer a los zombis por varias características o signos. El zombi suele caminar de manera torpe e imprevista y cambiando su dirección abruptamente, actúa de manera mecánica, su mirada es neutra y desenfocada y su voz suele ser nasal. En otras palabras, un zombi es un robot de carne y hueso, una perfecta maquina biológica.

Miedo a transformarse en zombi

Muchos pobladores de Haití, temen que ellos o sus parientes muertos puedan ser transformados en zombis después de muertos. Es por ello, que muchas tumbas en Haití poseen pesadas losas que eviten su profanación.  En las zonas rurales se escavan las tumbas lo más próximo posible a una carretera, para evitar así que los brujos las profanen. En muchos otros casos velan al muerto varias noches seguidas, hasta estar completamente seguros que el cuerpo del difunto comenzó su descomposición.

Zombis cosechando Azúcar

Corría el año 1918, cuando La Hasco (Haitian-America American Sugar Corporation), ofrecía gran cantidad de puesto de trabajos para sus plantaciones, es así, que acudieron a la oficina de empleo de la compañía grandes grupos de trabajadores haitianos.

Una mañana Ti Joseph (jefe de un poblado aledaño) y su esposa Croyance, se presentaron en la oficina de La Hasco con nueve hombres de mirada perdidas. Ante la pregunta del representante de la compañía sobre el aspecto de las personas, Joseph le explico que se trataba de granjeros atrasados e ignorantes de una zona montañosa cerca de la frontera con la Republica Dominicana. Los hombres hablaban de manera incomprensible, a lo que Joseph aclaro que se trataba de un dialecto rural. Pero Joseph añadió que esos hombres eran excelente trabajadores, fuertes, sanos y podían cubrir sin problemas los horarios de trabajo. Solamente debían trabajar aislados de los demás empleados.

Los extraños trabajadores de Ti Joseph cubrían sin descansar el turno diurno y solo paraban al atardecer unos pocos minutos a comer su potaje de mijo sin sal.

Un domingo por la mañana Croyance, la mujer de Ti Joseph, quedo al cuidado de los trabajadores.  Sorprendentemente creyó que tal vez a los hombres les agrade asistir a una procesión religiosa. Sin embargo, los hombres no se conmovieron por el espectáculo ni por nada de lo que ocurría a su alrededor. Su mirada siempre se encontraba fija en el espacio.

Croyance, sintió pena por aquellos hombres. Compro unos ricos pastelitos con azúcar y sal, y procedió a poner uno en la boca de cada hombre.

Al comer los pastelitos, aquellos hombres se dieron cuenta que estaban muertos. A los gritos se levantaron y huyeron del poblado, dirigiéndose a la selva en dirección a las montañas de donde eran originarios. Después de deambular varios días, llegaron a su destino. Fueron reconocidos por sus parientes y amigos que les habían enterrado meses atrás.

Al llegar al cementerio cada uno de ellos se dirigió a su propia tumba, aparto la piedra y la tierra que la cubría y se echaron dentro.

Ti Joseph había convertido a aquello hombres en zombies, para hacerlos trabajar y cobrar por ellos.

La tradición vudú sostiene que, si un zombi prueba la carne o la sal se vuelve consiente de su verdadera condición y regresa a su verdadero lugar, la tumba.

Esta historia de los trabajadores de La Hasco fue contada por Constant Polynice, un granjero de Haití, quien dice no creer las historias de sus paisanos. Sin embargo, añade, los zombies, no son fabulas, son una realidad.

El extraño caso de Felicia Felix-Mentor

Felicia Felix-Mentor
Felicia Felix-Mentor

La escritora norteamericana Zora Hurston relata una historia atrapante sobre Felicia Felix-Mentor. En 1907, Felicia murió de manera repentina, fue enterrada por su esposo y su hermano. Veintinueve años después, una muchacha vestida de manera ligera y maltrecha fue hallada vagabundeando cerca de la finca de su familia. Tanto el padre como su hermano la reconocieron.  Parecía estar asustada y somnolienta y al parecer había perdido la capacidad del habla. Una vez en el hospital, nadie podía acercarse a Felicia ya que encogía de manera temblorosas sus hombros muy asustada.

El medico que la atendió escribió en su epicrisis: “sus ocasionales estallidos de risa carecían de emoción y muchas veces hablaba de sí misma en primera o tercera persona sin ningún sentido. Había perdido la noción del tiempo y era bastante indiferente al mundo y a las cosas que sucedían a su alrededor”.

La escritora Husrton describe su encuentro con Felicia de la siguiente manera.

La visión fue tremenda. Su cara carecía de expresión y sus ojos estaban muertos. Sus pestañas eran blancas. No se le podía decir nada. Mirararla era difícil de soportar por mucho tiempo

Pero, ¿puede ser posible que el padre y el hermano de Felicia hubiesen podido identificarla con tanta seguridad después de tanto tiempo?

Según los relatos de los familiares, la respuesta es sí.

Wade Davis y el polvo que podría crear zombis

Testimonio de gente que dice haber vistos zombis, personas que mueren y vuelven a la vida, abundan por las empobrecidas ciudades de Haití.

Según dichos de un médico brujo, con solo tirar sobre un transeúnte un polvo mágico, este quedará en un estado letárgico en donde cualquier medico pensará que está muerto. La existencia del polvo mágico fue refrendada por Wade Davis, un etnobotánico de Harvard quien en 1980 dijo haber descubierto el ingrediente principal de la pócima. Se trata de una sustancia neurotóxica, que se encuentra en algunas plantas y en el hígado de algunos peces, como ser el pez globo.

bokor-haiti-vodoo

El polvo bloquea la actividad cerebral del individuo haciendo desaparecer los signos vitales entrando en una muerte aparente. Solo los brujos haitianos pueden revertir esta situación con una nueva pócima, que los traerá nuevamente al mundo de los vivos, pero sufrirán de una amnesia permanente.

Sin embargo, las afirmaciones de Daves fueron cuestionadas por varios científicos que han considerado sus métodos pocos científicos, señalando que la muestra de polvo zombi de Daves no eran válidas. Además estas sustancias neurotóxicas se debían emplear en concentraciones específicas ya que podrían fácilmente matar a una persona.

Muchos expertos en el Vudú señalan que además del polvo mágico para crear zombis, también es necesaria la magia y el ocultismo de los bokor.

Los zombis haitianos, son un misterio para todos aquellos ajenos a la práctica del vudú y hasta el momento pertenecen al mundo de lo inexplicado.

Acerca del Autor

inexplicado

inexplicado

Lo inexplicado. Tu revista digital. Tratamos de encontrar alguna explicación a sucesos inexplicados. Todo sobre ocultismo, ovnis, civilizaciones antiguas, parapsicología, enigmas y muchos temas inexplicados

1 Comentario

Comentar!

16 Compartir
Compartir16
Pin
Twittear
+1

Subscribete a lo Inexplicado

y no te pierdas nuestras ultimas novedades y lanzamientos especiales!

Hazlo ahora y baja GRATIS los primeros 8 Episodios de Experiencias Místicas...