Todos tenemos el poder de la radiestesia

|

Muchas personas suelen maravillarse ante los logros de la rabdomancia; sin embargo; con un poco de práctica, todos podríamos aprender a encontrar objetos enterrados o agua subterránea.

El aprendizaje de la radiestesia es muy sencillo

La mayoría de las personas que intentar aprender el arte del zahorí, tienen buenas posibilidades de hallar el éxito.

La actividad del rabdomante se basa fundamentalmente en una técnica, y se aprende del mismo modo que cualquier otra técnica práctica.

En la mayoría de los trabajos de campo, los zahoríes no utilizan facultades paranormales sino fuerzas físicas, como las electromagnéticas. Lo único que aún no se ha explicado, es la forma exacta en que zahorí consigue filtrar las diminutas variaciones de esas fuerzas a pesar de la abrumadora cantidad de información que recibe.

Los entendidos hablan de una relación “señal-ruido”; los expertos en cibernética, de “operación foreground-background”; pero el término más encontrado es el llamado “efecto cóctel”; es decir, nuestra capacidad para seguir una conversación en un salón ruidoso y lleno de personas, ignorando las demás voces.

Seleccionamos los datos de información que nos parecen significativos: los que son “señales” y los que debemos ignorar porque son “ruido”.

Entendemos cómo funciona este mecanismo en las máquinas, porque nosotros las construimos, pero no tenemos noción de la forma en que funciona en la percepción humana. Pero la rabdomancia es una forma de utilizarlo.

el poder de la radiestesia

Tipos de varillas empleadas por los zahoríes

Las varillas utilizadas por los rabdomantes suelen ser de dos tipos.

Varillas elásticas o con forma de horquilla

Se trata de una varilla en forma de Y. Puede estar hecha de ramas elásticas y resistentes, como de avellano o cerezo, o de materiales artificiales como plástico.

Estas varillas son muy utilizadas en la búsqueda de minerales y agua subterránea, ya que son poco afectadas por el viento en campo abierto.

Se trabaja con ellas tomándola por los extremos libres y avanzando con el extremo común a ellas por delante. La detección de la corriente se manifiesta mediante la elevación del extremo común hacia arriba.

Varillas en ángulo o forma de ELE

Se trata de dos varillas iguales, normalmente de metal, en forma de “L”. El brazo más corto (de unos 10 cm) tiene el papel de asa. El brazo más largo (de unos 30 cm) es el que proporciona la respuesta.

Se toman cada una con una mano por su lado corto, manteniendo paralelos los lados largos de manera que pueden girar libremente en la mano. La detección de la corriente se manifiesta mediante el giro de ambas hacia dentro o hacia fuera, cruzándose.

Como preparar varillas caseras para radiestesia

Las varillas angulares (un tipo de varillas de adivinación), pueden ser fabricadas a partir de un par de perchas metálicas.

Para emplearlas, hay que sostenerlas sin apretar, con los puños cerrados, de modo que puedan girar libremente. Para no estar pendiente de la presión de los puños, también, pueden insertarse las varillas en un trozo de tubo delgado.

La posición neutral de la varilla es apuntando hacia adelante (posición 1). Si usted inclina los puños levemente hacia adelante, las varillas tomaran esa posición de manera natural.

Si hace girar las manos hacia dentro, las varillas se cruzarán (posición 2), y si las hace girar hacia afuera (posición 3), las varillas también se desplazarán hacia afuera. Si se giran los puños en la misma dirección, las varillas se inclinarán hacia el mismo lado, manteniendo su paralelismo (posición 4).

varilla casera de radiestesia

Las posiciones de la varilla

Cuenta el dicho que usar varillas angulares, es como aprender a andar en bicicleta. Al principio hay que pensar lo que hace, pero luego, no hay que preocuparse por mantener el equilibrio y uno puede concentrarse en el rumbo a tomar.

La posición normal, o también llamada neutral, de las varillas es apuntando hacia delante, por ende, existen tres tipos de reacciones significativas: las varillas se cruzan; se desplazan hacia un lado manteniéndose paralelas; o se mueve una sola.

La posición en x, señala que se ha encontrado el lugar buscado. El movimiento paralelo tiende a indicar una dirección, como la línea de una tubería o cable.  Y el movimiento de una solo es considerado un error.

Agudizando los sentidos del rabdomante

Durante un rato limítese a pasear sosteniendo las varillas. No intente buscar nada, simplemente juegue con las varillas. Deberá darse maña para diferenciar que las varillas se mueven, por ejemplo, porque hay viento, o porque han decidido hacerlo.

Lo más raro es que las varillas, a veces, parecen tener vida propia, y quizás es conveniente recordar que no es así; son sus manos las que las mueven, estos movimientos son totalmente involuntarios e imperceptibles.

Por el momento, usted está experimentando sin buscar nada, por ende, cualquier movimiento en la varilla es considerado un ruido.

En materia de rabdomancia, no parecen existir reglas para fijar un blanco; al parecer, sirve cualquier cosa que recuerde a lo que busca. Algunas personas utilizan una muestra de lo que buscan: colocan las varillas junto a una botellita de agua, un trozo de cable. Otros usan discos coloreados para simbolizar el objeto; otros una descripción escrita del objeto y otros, etc., etc.

Sin una imagen clara del objeto, es difícil precisar que las varillas se moverán de manera reconocible.

Probablemente será mejor buscar un blanco en una situación desconocida, pero donde pueda comprobar su resultado, cómo por ejemplo, una tubería principal en la casa de un amigo o familiar.

Radioestesia en profundidad

Encontrar algo es una cosa, pero descubrir a que profundidad o que tamaño tiene, es otra totalmente diferente.

En este momento la rabdomancia deja entrever sus dotes ocultos o parapsicológicos.

Para descubrir en que profundidad se encuentra el objeto, una vez parado sobre él; se debe volver a empezar, pero esta vez buscando la profundidad del objeto.

Mientras uno camina, puede imaginar que va andando hacia abajo, que atraviesa la tierra en dirección al objeto. En algún momento, debería sentir una reacción totalmente nueva.

La distancia desde el punto donde comenzó, hasta donde está ahora es, probablemente, la distancia hacia abajo desde el punto donde comenzó. Esto se conoce en los círculos de rabdomancia como la Regla del Obispo, en honor a un obispo francés, que no fue el primero en emplearla.

Para algunas personas, esta regla no es del todo cierto, y hay quienes descubren que la distancia hacia afuera equivale a la mitad de la distancia en profundidad.

Reflexión Final

Como mencionamos anteriormente lo bueno de aplicar las técnicas de rabdomancia, es que uno puede validar su progreso.

Personalmente, improvisé unas varillas y traté de reconocer diferentes tipos de sensaciones.  Aunque NO tuve éxito. Pero como descargo, si bien hoy ando en bicicleta perfectamente, recuerdo que me costó unos buenos “porrazos” de pequeño (hace ya bastante tiempo).

Los expertos dicen que la rabdomancia puede describirse como un estado de ánimo. Una actitud negativa: “esto no va a funcionar”, interferirá en todo el proceso. Lo mismo sucede si hay una actitud de extrema confianza: “yo no puedo fallar”.

De modo que, como muchas cosas en nuestras vidas, no hay que ser ni pesimista, ni optimista. Solamente hay que dejar que las cosas ocurran.

Previous

Radiestesia, historia del arte de sentir las radiaciones

¿Qué es lo que mueve la varilla rabdomante?

Next

Deja un comentario

Total
3
Share